¿Cómo incorporar el Ayurveda en nuestra rutina?

Recomendaciones para nuestro día a día.

Para quien comience hoy mismo a probar algunos principios ayurvédicos, durante los próximos días sentirá beneficios en sus niveles de energía, estados de ánimo y en el sueño.

Las siguientes recomendaciones apuntan en ese sentido:


Almuerzo, la comida principal

Para el Ayurveda la clave de la alimentación depende exclusivamente del calendario: según la temporada del año, según los días de la semana o la temperatura ambiente. Los especialistas ayurvédicos coinciden en que las facultades digestivas están en su mejor momento alrededor del mediodía, por lo que lo mejor para nuestra salud es que nuestra comida más abundante sea durante el almuerzo.

 

Comidas y bebidas desintoxicantes

Existen una serie de recomendaciones para ello. Por ejemplo, la dieta vegetariana ayurvédica contempla alimentos enteros, altos en nutrientes y fibras, y bajos en toxinas. Para la disciplina es muy importante una buena digestión, debido a que permite a nuestros cuerpos absorber los nutrientes de cada alimento que ingerimos.

Pese a que para el Ayurveda el veganismo es una opción voluntaria, sus médicos habitualmente recomiendan aumentar el consumo de verduras, frutas, granos enteros y legumbres en nuestras dietas.

Otros trucos para mejorar la vitalidad en nuestras rutinas son beber agua tibia con jugo de limón recién exprimido y/o agua caliente con una cucharada de miel cruda. Ambos son una especie de elíxires matinales que no solo hidratan, también proporcionan propiedades desintoxicantes y tonificantes a órganos y procesos digestivos.

 

Cocinar con especias

Las recetas ayurvédicas habitualmente tienen ingredientes como el jengibre fresco, cúrcuma, ajo, comino y  pimienta negra. Ello se debe a sus propiedades que, junto con sazonar nuestras comidas, fortalecen nuestra salud.

 

Entrenar sin exagerar

Como el Ayurveda es una práctica que busca la longevidad, el ejercicio diario es un componente vital para personas de todas las edades. Sin embargo, se recomienda escuchar a nuestros cuerpos antes de elegir la actividad física que se desea practicar, evitándola en caso de enfermedad o cansancio.