Dos tratamientos caseros para un cabello sano, nutrido y brillante

Durante miles de años, la gente de la India ha alimentado su cabello y el cuero cabelludo con aceites, dando soporte al flujo sanguíneo y proporcionando la nutrición que su cabello necesita para tener un mejor aspecto. El uso de aceites puros que son alimentados con productos ecológicos ayurvédicos te dará una sensación de brillo y nutrición naturales en tu pelo. Estas técnicas de autocuidado son fáciles de incorporar en tu rutina, dejándote con un cabello fuerte y brillante.

Para estos masajes puedes usar aceite de sésamo o de coco.

Tratamiento semanal pre-shampoo

Masajear el cuero cabelludo y las raíces de tu pelo con aceite no sólo tonifica los tejidos, fortalece las raíces y ayuda al flujo sanguíneo, sino que también genera una profunda sensación de relajación y conexión con la tierra.

Llena la palma de tu mano con aceite caliente. Sumerge los dedos de la otra mano en el aceite y masajea el cuero cabelludo con ellos. Repite el proceso hasta que todo el cuero cabelludo esté cubierto con una fina capa de aceite. Deja que el aceite repose por un máximo de 20 minutos. Elimina el aceite mediante la aplicación de shampoo directamente al cabello seco, permitiendo eliminar más aceite en el primer lavado. Es posible que necesites una segunda aplicación de shampoo para eliminar todo el aceite.

Tratamiento diario

Este tratamiento da a tu cabello un impulso de protección y acondicionamiento con aceites naturales. Enfoca este tratamiento en el largo y las puntas del cabello, evitando que el cabello se reseque o se ponga quebradizo.

Después de la ducha, mientras el cabello aún está húmedo, tome una cantidad de aceite pequeña en su palma. Frota tus manos y pásalas por la longitud de tu cabello y las puntas. Puedes dejar que el cabello se seque con el aire o aplicar un secador de pelo.